Los oficios: un texto para trabajar en primer ciclo - Billiken
 

Los oficios: un texto para trabajar en primer ciclo

Nadie puede saber hacerlo todo. Por eso, las personas aprenden una cosa y hacen de eso que aprendieron su oficio. Es decir, su medio de vida.

Los que saben arreglar zapatos, pegar suelas, cerrar agujeros y arreglar cierres relámpago son zapateros.

Aquellos que tienen paciencia y pulso para desarmar relojes y arreglar cada una de sus pequeñas piezas son relojeros.

Los que saben mezclar harina, azúcar y dulces para hacer unos pasteles riquísimos son pasteleros.

Quienes pueden apilar un ladrillo sobre otro y armar altísimas paredes bien derechitas son los albañiles.

Los que trabajan la madera, lijándola, lustrándola y dándole forma, son los carpinteros.

Aquellos que saben cortar vidrios, los manejan con mucho cuidado y los colocan en las ventanas son los vidrieros.

Los plomeros son los que colocan los caños por donde pasa el agua, y cuando algo se rompe, van a tu casa y lo arreglan.

Los electricistas cuidan que la electricidad funcione correctamente, que llegue a todas partes y que no exista ningún peligro.

Las personas que pintan las paredes de arriba abajo, por dentro y por fuera, son los pintores.

Cuando una llave se traba o una cerradura se rompe, hay que llamar al cerrajero.

Y si algún aparato eléctrico de tu casa deja de funcionar, como la televisión, o el equipo de música, lo llevas al técnico y te lo arregla en un abrir y cerrar de ojos.

Cualquier persona puede tener un oficio. No hace falta ser hombre para ser carpintero, ni ser mujer para ser pastelera, sino saber qué es lo que mejor sabemos hacer y qué es lo que más nos gusta.

Diseñado por Freepik

¿Qué oficio se esconde en estas palabras?

A la Meca se fue Nico

para arreglar un motor

Unes nombre con destino

y sabrás su profesión.

EL MECÁNICO

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig