¿Cómo se fundaron las actuales ciudades de la Argentina? - Billiken
 

¿Cómo se fundaron las actuales ciudades de la Argentina?

¿Y si fundamos una ciudad? Eso pensaron los españoles que llegaron a estas tierras en busca de riquezas… Empezaron por Santiago del Estero, hace casi quinientos años, y no pararon más.

¡Monstruos! Eso les parecieron los primeros españoles a los pueblos originarios. ¿Sabés por qué? Porque nunca habían visto un caballo y creían que el jinete que lo montaba y el animal eran una misma cosa. ¿Te imaginás el susto?

Pero no solo era eso. También el hierro de sus ropas: no conocían un metal tan duro. Sus flechas rebotaban en las armaduras. Aquellos hombres parecían invencibles. Y más cuando escupían fuego a través de... Sí, sí: ningún indígena había visto nunca un arma de fuego ni sabía lo que era la pólvora. Fue como si de una nave espacial hubiera bajado un grupo de marcianos para conquistar la Tierra. ¡Mamita! ¿Qué querían estos invasores?

Buscaban metales preciosos: oro y plata. Y por eso iban de aquí para allá, de norte a sur y de este a oeste. Creían que había riqueza en todos lados, porque algún originario travieso les fue con ese cuento. Hasta que después de mucho andar y penar, encontraron una montaña llena de plata: el cerro de Potosí, hoy en Bolivia.

¿Sabés qué título recibieron los primeros conquistadores que llegaron al Río de la Plata? Adelantados. Y no por haber quedado fuera de juego en una cancha de fútbol, eh... Los llamaban así porque eran los primeros, los que iban a poblar el territorio y levantar ciudades. Iban por delante. ¿Fácil, no?

Al final los conquistadores se salieron con la suya. A medida que se internaban en el territorio necesitaban contar con un punto de apoyo, un lugar adonde refugiarse por si venía un contraataque indígena. Ese es el origen de las ciudades, a las que pusieron nombres bien largos. San Luis, por ejemplo, se llamaba San Luis de Loyola de la Nueva Medina de Rioseco; Corrientes era San Juan de la Vera de las Siete Corrientes. ¿Y La Rioja? Ciudad de Todos los Santos de la Nueva Rioja.

Pero más allá de este detalle, es bueno que sepas que la conquista no les resultó nada fácil a los españoles. ¡Los primeros seis que desembarcaron frente a la futura Buenos Aires fueron devorados por los yaguaretés! Eso fue en 1536. Los desgraciados hombres pertenecían a la expedición del adelantado Pedro de Mendoza. Ese terrible comienzo, de algún modo, anticipó lo que sería el final de la aventura. Mendoza emprendió el regreso a España un año después, pero no llegó a aquel país: murió enfermo en alta mar.

A Buenos Aires, Juan de Garay la bautizó en realidad como Ciudad de la Trinidad. Al puerto lo llamó Buenos Aires. Es decir, todo al revés. Con Salta pasó lo mismo. Hernando de Lerma la llamó Ciudad de Lerma en el Valle de Salta, y quedó como Salta... ¡en el Valle de Lerma!

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig